Reserva Natural Altos de Cantillana

El cordón de Cantillana es uno de los pocos espacios de vegetación natural de gran extensión, que aún se mantienen y puedes visitar en los alrededores de la zona metropolitana chilena. La zona mediterránea, por su agradable clima y ricos suelos, ha sido fuertemente poblada desde tiempos inmemoriales. En medio de encantadores pueblos agrícolas, viñas y cultivos hortofrutícolas, se alza el macizo montañoso Cordón de Cantillana, la mayor altitud de la Cordillera de la Costa de Chile Central. Los propietarios de cuatro fundos privados, se unieron en el año 2008 para poner 12.000 hectáreas de su propiedad bajo protección. Crearon la Corporación Altos de Cantillana para administrarlo, y lo declararon Santuario de la Naturaleza en el 2009.

La administración quedó a cargo de Joaquín Solo de Zaldívar, pintor cuya familia ha sido propietaria de uno de los fundos por varias generaciones. “De a poco nos dimos cuenta que teníamos en las manos un tesoro de la humanidad, uno de los 25 hotspots de biodiversidad del mundo, la fuente de agua potable y de riego de los poblados aledaños, una zona de recreación de gran potencial, especies únicas en peligro de extinción. Pero también hay caza ilegal, captura de la fauna para venta en el mercado negro como mascotas, proyectos mineros, los visitantes dejan mucha basura, incendios, las amenazas son abrumantes: es una gran tarea, pero necesita ser protegido, y si no lo hacemos nosotros, el lugar simplemente se va a perder.”

Destacan los bosque de robles y las comunidades altoandinas que se desarrollan en las cumbres y laderas más altas del cordón, las que son relictos de vegetación que han sobrevivido desde la última glaciación, la que terminó hace unos 18.0000 a 11.000 años.

Por su parte los bosques esclerófilos, gracias a que no poseen importancia maderera, y se desarrolla en suelos de baja aptitud para usos humanos, es posible ver hasta hoy día la cuenca de Aculeo con su vegetación original, situación difícil de encontrar en el país, y más aún a escasos kilómetros de Santiago.

Te recomendamos especialmente visitar la Reserva Natural Altos de Cantillana durante la primavera o el otoño, cuando la temperatura es deliciosamente cálida con brisas frescas. La primavera es también un gran momento para el avistamiento de aves. El horario de subida a las partes altas es sólo hasta las 4 pm, ya que la ruta es demasiado larga y al partir más tarde, no es posible alcanzar los hitos del sendero. Además, en la oscuridad se hace más difícil el camino, aumentando los riesgos de accidentes.

Temporada de visita:

El parque es accesible todo el año, sin embargo, la entrada a la reserva está abierta sólo los fines de semana entre 9 am a 4 pm.

Valor de entrada:

$4.000 por persona.

Ubicación:

Laguna de Aculeo, Paine, Región Metropolitana..

Contacto:

Teléfono celular: +56 9 9829 2901.

Email: fernanda.romero.g@gmail.com

Sitio web: www.altosdecantillana.org

Sierras: las montañas del Altos de Cantillana se alzan hermosas por sobre el valle central, llegando a los 2.281 m de altura. Por siglos, ellas han sido el lugar de escape y recreo de la población local. Más recientemente, atraen a turistas interesados en el trekking, cabalgatas y observación de flora y fauna.

Vistas panorámicas: dominan gran parte de la Región Metropolitana, la Cordillera de Los Andes, la ciudad de Santiago, y la Laguna de Aculeo, entre otros.

Bosques relictos de patagua y roble: tras las últimas glaciaciones en el Valle Central, de 10 a 15 mil años atrás, quedaron remanentes de bosques que se originaron cuando las condiciones climáticas eran muy diferentes, y ahora son muy raras en la zona central. Ellos también se asocian a fauna endémica, como por ejemplo, el lagarto gruñidor, especie que sólo es posible encontrar en la meseta de Cantillana, en formaciones de roble.

Bosques que se transforman con la gradiente de altura: a medida que subes el cerro, el bosque esclerófilo, (boldos, quillayes, peumos, litres, etc.) dará paso a bosques relictos de robles, y a una estepa Alto Andina.

Lugares históricos: en conjunto con tu visita a la Reserva, puedes aprovechar de turistear por la Ruta Patrimonial de poblamiento de la región. Puedes observar los vestigios incas y de culturas originarias de la zona central; además del paso de las expediciones del descubrimiento y colonización de Chile.

Comidas y bebidas típicas: en los alrededores de Altos de Cantillana, especialmente en pueblos como Pintué y Rangue, es posible degustar gastronomía típica y gran diversidad de frutas y verduras del valle agrícola.

Caminatas y Trekking: la Reserva Natural Altos de Cantillana presenta una gran red de senderos para visitar el área y acceder a los sectores altos de la montaña, red que se basa en las huellas de arrieros y senderos de larga data.

Cabalgatas: la Reserva también te ofrece viajes y cabalgatas de mayor complejidad y tiempo a las partes altas de la montaña. Puedes arrendar caballos de carga, guías y arrieros para expediciones de varios días.

Observación de flora y fauna: a medida que subes el cerro, el bosque esclerófilo, (boldos, quillayes, peumos, litres) dará paso a bosques relictos de robles, y a una estepa Alto Andina. Ellos también se asocian a fauna endémica, como por ejemplo, el lagarto gruñidor, especie que sólo es posible encontrar en la meseta de Cantillana. Destacan también una gran cantidad de aves como el cóndor, fío-fío, perdices, torcazas, loica, diversos tipos de búhos y rapaces, entre muchos otros. Aunque es raro avistarlos, cámaras trampas han detectado la presencia de felinos como la guiña, gato colo colo y puma.

Actividades de educación ambiental: se ofrecen visitas guiadas, cuya exigencia física y enfoque se pueden ajustar de acuerdo a los intereses del grupo visitante. Los guías te introducirán en el conocimiento de los bosques relictos y el sendero de interpretación medioambiental.

Bicicleta: puedes contratar un programa de medio día en bicicleta alrededor de la laguna de Aculeo, apreciando la geografía y paisajes circundantes.

Existe una amplia oferta de productos turísticos ofrecidos por la administración del área, las cuales se pueden consultar en el sitio web www.altosdecantillana.org

Sendero a la Loma de Olivera: (1 hora) atraviesa un bosque húmedo de pataguas, para llegar a la “Loma de la Olivera”, desde la cual hay una hermosa vista al valle de Aculeo y Cantillana. Desnivel 350 m., sendero fácil.

Sendero a Pozones Las Canchas: (medio día- 1 día) Este sendero se empina hacia los Altos de Cantillana. Si cuentas con solo medio día, tu destino podrá ser el Portezuelo, desde el cual, desde una altura en que ya vuelan los cóndores, podrás ver valles que se abren hacia el oriente y poniente, siendo el más destacado el Valle de Aculeo. Si cuentas con un día completo, podrás seguir por el mismo sendero hasta los Pozones de Las Canchas, un hermoso lugar para descansar y tomar un baño. Desnivel 900 m., sendero de dificultad mediana.

Senderos a Horcón de Piedra: (2-3 días) Pasarás por el portezuelo, “Las Canchas”, pozones y otros puntos de interés, para alojar en medio de un bosque de robles. Al segundo día es posible alcanzar la cumbre de la montaña. Desnivel 1700 m, sendero de dificultad mediana.

En el Santuario, se encuentran las altas cumbres y la meseta con una vegetación propia, de carácter relictual pues son asociaciones vegetales que datan de las últimas glaciaciones en el Valle Central. 10 a 15 mil años atrás. El Roble es un actor importante pues se encuentra en bosques mono-especies abarcando principalmente el margen de la meseta y quebradas o laderas de exposición sur, bajando hasta los 1200 metros, en casos como los del cajón de Lisboa. Allí se mezcla incluso con el bosque esclerófilo, es decir la vegetación actual del valle central conocida por todos, tales como como boldos, quillayes, peumos, litres, palmas, entre otros. En los márgenes superiores sobre la meseta, se asocia con una Estepa Alto Andina, generando un paisaje único por su belleza.

La Reserva cuenta con un Centro de visitantes con estacionamiento, y una exhibición de fotografías e historia natural y cultural de la zona. El centro también cumple la función de sala de clases y acoge a grupos de colegios y universidades, que suelen hacer allí salidas a terreno.

La reserva no tiene un camping habilitado, se recomienda a los visitantes alojar en uno de los muchos camping o cabañas disponibles en los alrededores de la Laguna de Aculeo.

Para quienes hacen una excursión de varios días a la meseta, el camping es agreste en zonas indicadas.

En las localidades aledañas (Paine, Champa, Aculeo) existe variada oferta de alojamiento, comidas y transporte para acceder a la reserva.

¿Se puede llegar al área durante todo el año? Sí. Se recomienda visitarla en primavera.
¿Se puede ingresar con animales domésticos? No.
¿Se puede acampar? No.
¿Es necesario equipo especial? Sí. Adecuado para realizar caminatas en zonas agrestes (camisa, protección solar, calzado adecuado).

Transporte particular:
La reserva está ubicada a 70km al sur-oeste de Santiago  Si vas en vehículo propio debes tomar la Autopista 5 Sur hasta 47km, allí girar a la derecha en la salida Champa-Aculeo. Seguir Ruta G-546 hasta Km 22, sector Los Hornos.

Referencia: La entrada se encuentra 50 metros después de condominio Alto Laguna. Camino Champa a Aculeo.

Transporte Público:
Se recomienda tomar el Metrotren desde Estación Central  hasta estación “Hospital”,para luego tomar un bus interurbano. La única línea de buses que va a Aculeo es “Buses Paine” que opera desde el terminal de Buses San Borja, ubicado al costado poniente de la Estación Central. Salen buses cada 30 min. aprox. hacia Pintue y Rangue, ambos, pequeños poblados de Aculeo. Allí tomar bus local que pasa por frente de la entrada de la reserva.

Referencia: La entrada se encuentra 50 metros después de condominio Alto Laguna, en el Camino Champa a Aculeo.

Galería